El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, prometió el martes que Washington continuará respaldando el esfuerzo bélico de Ucrania frente a Rusia, mientras en el Congreso continúa el bloqueo acerca del financiamiento para el envío de más armamento a Kiev.

“Estados Unidos no dejará que Ucrania fracase”, dijo Austin ante más de 50 responsables de Defensa de Europa y del resto del mundo en una reunión en la Base Aérea de Ramstein, en Alemania. “Esta coalición no dejará que Ucrania fracase. Y el mundo libre no dejará que Ucrania fracase”.

La cumbre se celebraba una semana después de que funcionarios estadounidenses de Defensa lograron encontrar y utilizar 300 millones de dólares en ahorros de contratos para financiar un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania, sacando las armas de las reservas del Pentágono.

Fue el primer envío de armas despachado desde diciembre, a pesar de que las condiciones en el campo de batalla en Ucrania son cada vez más difíciles.

Los nuevos fondos — que las autoridades calificaron como una “ayuda única” — permitió al Departamento de Defensa utilizar la autoridad presidencial para retirar armas y equipos de las reservas del Pentágono y enviarlas rápidamente a Ucrania. Los fondos se emplearán ahora para reponer ese material y garantizar que el ejército está preparado para combatir y proteger el país.

En los últimos tres meses, los líderes estadounidenses han insistido en que no podían sacar más armas de sus arsenales porque no había fondos para reponerlas. El Congreso lleva meses estancado en torno a un proyecto de ley complementario de 95.000 millones de dólares que incluye una partida de 60.000 millones de euros para ayudas a Ucrania.

Las autoridades estadounidenses sostienen que la iniciativa sigue teniendo respaldo de los dos partidos, pero varios republicanos se oponen y el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, se ha negado a presentar la medida a votación.

El financiamiento para la formación de las tropas ucranianas también está en peligro. En lo que va de año fiscal, el mando regional del ejército de Estados Unidos para Europa y África, con sede en Alemania, ha destinado más de 500 millones de dólares del presupuesto de su base a entrenamientos y espera quedarse sin fondos en junio, de acuerdo con las autoridades estadounidenses.

La institución gastó alrededor de 2.000 millones de dólares en formación en el ejercicio fiscal que terminó el 30 de septiembre, que se abonó a través del financiamiento suplementario aprobado por el Congreso. Hasta la fecha, Estados Unidos ha entrenado a unos 19.000 soldados ucranianos, en su mayoría en las bases que tienen en Alemania. En total, la coalición internacional ha formado a más de 129.000 efectivos de Kiev en más de 100 lugares distintos en todo el mundo.

Los entrenamientos se han ralentizado un poco y Estados Unidos espera el próximo destacamento de tropas ucranianas. La organización puede ser complicada porque a menudo Ucrania tiene que retirar a soldados del frente para que reciban la formación.

Funcionarios estadounidenses han expresado públicamente su esperanza de que los legisladores logren actuar pronto, pero se han esforzado por encontrar otras formas para ayudar a la nación europea.

Las autoridades de Defensa siguen advirtiendo que Ucrania continúa en una amplia desventaja frente a Rusia en el campo de batalla, y apuntan a los persistentes reportes acerca de las tropas de Kiev racionando o quedándose sin munición en el frente.