CIUDAD DE MÉXICO —  

Un hotel a la orilla del mar, arena dorada, arreglos florales y novios vestidos para la ocasión. El escenario perfecto para una boda, ¿o dos? En el filme “Noche de bodas”, del actor y ahora director Osvaldo Benavides, el caos clásico de una boda se duplica cuando dos parejas descubren que sus bodas serán el mismo día en el mismo lugar y que están implicados los ex que juraban que no volverían a buscar.

Benavides dijo que comenzó a desarrollar la idea de su ópera prima desde hace más de una década.

“Había una idea original del chispazo que estos dos viven”, dijo. “Fueron muchos años de escribir, de hecho, sufrí bastante escribiendo la película porque no me dedico a ser escritor. El proceso que me tocó vivir a mí fue de escarbar páginas y páginas… Hasta que de pronto encuentras una pieza del rompecabezas que funciona y la guardas ahí, y así con cada pieza”.

Benavides convocó a la directora y guionista Issa López de películas como “Vuelven” y “Efectos secundarios” y series como “True Detective” para sentar las bases del guion que escribió después por su cuenta.

“Sin ella no existiría el guion”, señaló. “Nunca había sentido una satisfacción creativa tan intensa como el día en el que leí por primera vez el guion y me di cuenta que funcionaba”.

Filmaron en la Bahía Tangolunda en Huatulco, Oaxaca, que les dejó imágenes muy bellas, pero que para los actores, como la protagonista Ludwika Paleta, era toda una tentación.

“Imagínate que afuera hay una playa y todo un mundo por explorar y no puedes, entonces realmente teníamos poco tiempo”, dijo sobre qué tanto improvisaron sus diálogos. “Todo estaba muy planeado”.

El elenco lo completan Marcela Guirado, Fernando Rebeil, Daniel Tovar y Ricardo Polanco.

Paleta y Benavides compartieron créditos por primera vez hace casi treinta años como actores de la telenovela clásica “María la del Barrio”. Desde entonces han sido amigos y Paleta fue testigo de los años que dedicó Benavides a su película. Por ahora, la actriz dice que no se ve dirigiendo a corto plazo, pero no lo descarta.

“La dirección es algo que me llama mucho la atención, pero estoy consciente de que requiere toda tu presencia y en este momento no la tengo”, dijo. “Yo creo que sí, cuando mis hijos crezcan; justo ahora estoy en una etapa muy de mi casa, cuidar a mis hijitos chiquitos, ser la mamá que les hace el lunch, pensar más bien en su crianza, estoy muy enfocada en eso y no me gustaría desviarme”.

En cambio, para Benavides dirigir era una obsesión de antes de ser actor.

“Hacía peliculitas con mis amigos de niños, es algo que traigo adentro”, dijo.

Para el realizador no fue tan complicado dirigir y actuar al mismo tiempo, pero sí concentrarse en la postproducción: “Me regañé mucho, pero en el cuarto de edición, cuando editaba, yo fui el que más necesitaba quitarme todas las orillas de chistosito”, apuntó.

Durante el rodaje, a finales de 2022, dos extras, Luis Manuel Gutiérrez Saldaña y Marco Antonio Curiel Pérez, fallecieron ahogados accidentalmente en una playa cercana a la que habían acudido en su día libre. En su momento, Benavides difundió la noticia y expresó sus condolencias, así como agradecimiento por el equipo, que decidió continuar con la producción para honrar su memoria.

En la entrevista, Benavides calificó su primera película como todo un aprendizaje de la entrega de los profesionales del cine.

“Redimensionas el tamaño de esfuerzo que requiere de tanta gente”, apuntó. “Todo el trabajo que genera, tantas familias afectadas, es muy conmovedor ver lo que todo mundo imprime… Porque, aunque ellos están haciendo su trabajo, cuando ven que tú estás entregado, ellos se entregan más y se vuelve todavía más un equipo”.

Tuvieron escenas nocturnas de persecución, un baile multitudinario, músicos, y también un ritual de ofrenda a la orilla del mar. Paleta señaló que Benavides pasó todas las pruebas manteniéndose ecuánime y de buen ánimo.

“Fue un director muy amoroso”, señaló. “Sí te sirve meditar”, le dijo a Benavides.