El expresidente de Estados Unidos Donald Trump exhortó el viernes a los legisladores de Arizona a “remediar” rápidamente el fallo de la Corte Suprema del estado, el cual permite a la fiscalía aplicar una prohibición prácticamente total al aborto.

Trump se ha mostrado orgulloso en repetidas ocasiones por su papel en revertir el derecho constitucional al aborto a nivel nacional al designar a tres jueces conservadores a la Corte Suprema federal durante su único periodo como presidente. Sin embargo, sus palabras sobre el fallo en Arizona de que una prohibición establecida desde 1864 es constitucional ponen de manifiesto sus intentos para neutralizar lo que se ha convertido en una poderosa arma política para los demócratas.

La exigencia de Trump para que el estado suavice su ley contra el aborto se produjo apenas días después de que declaró que los estados deberían decidir sus propias posturas referentes a la interrupción del embarazo. En su momento declaró: “Y lo que sea que decidan, debe ser la ley”.

El viernes se expresó con firmeza sobre lo que el estado debe decidir.

“La gobernadora y la Legislatura de Arizona debe usar corazón, sentido común y actuar de inmediato para remediar lo sucedido”, escribió Trump en Truth Social, su plataforma de redes sociales. “Recuerden, ahora está en manos de los estados y en la buena voluntad de aquellos que representan al pueblo”.

No hizo solicitudes específicas, como anular o diluir la ley estatal. Pero sí señaló que, en un escenario “ideal”, las restricciones al aborto deberían incluir excepciones por violaciones, incesto y salvaguardar la vida de la madre.

“Legislatura de Arizona, ¡por favor actúen lo más pronto posible!”, escribió.

La gobernadora de Arizona, la demócrata Katie Hobbs, ha pedido que se anule la prohibición al aborto, y un puñado de republicanos en distritos disputados han respaldado su solicitud.