Jaime Munguía está lejos de ser Caleb Plant, que tuvo un altercado con Canelo Álvarez en una conferencia de prensa en 2021 o incluso un Gennady Golovkin que llegó a tener palabras fuertes hacia el mexicano durante su trilogía.

Munguía, un boxeador tijuanense que expondrá su invicto ante el favorito pugilista jalisciense, no ha dicho mucho, a pesar de que ha respondido en incontables ocasiones a la prensa casi las mismas preguntas.

Munguía será el primer peleador mexicano que Canelo enfrenta desde Julio César Chávez Jr. en 2017. El duelo será por el título mundial indiscutible de peso supermediano el 4 de mayo desde el T-Mobile Arena en Las Vegas, Nevada.

“La verdad que me siento agradecido con la vida, por todas las cosas que han pasado”, declaró Munguía en una entrevista con LA Times en Español vía Zoom la semana pasada.

Munguía tiene un mejor alcance (72 pulgadas), estatura (6 pies) y es más joven (27 años) que Canelo, con 70.5 pulgadas de alcance, 5 pies y 8 pulgadas de estatura y 33 años.

“Siempre he tenido un ojo puesto en Canelo, incluso cuando estábamos en diferentes categorías de peso. Al final, tienes que pelear con el mejor de tu división y ahí es donde estamos ahora mismo. Respeto a Canelo como boxeador, pero cuando suba a ese ring conmigo, voy a dar lo mejor de mí para hacer mi trabajo y que me levanten la mano”, dijo Munguía durante una reunión con la prensa el martes en el Wild Card de Hollywood, gimnasio donde el mexicano ha entrenado para su última contienda.

De ganar, Munguía no solamente sacudiría el deporte, sino también agregaría su nombre con letras de oro al boxeo de Tijuana, después de grandes victorias del también fronterizo Erik Morales, cuando venció a Daniel Zaragoza en 1997 y a Manny Pacquiao en 2005.

“Nos vamos a esforzar mucho por esa gente que nos quiere ver ganar”, prometió Munguía, quien no ha peleado con un mexicano desde 2018.

Munguía también es papá por primera vez y su hijo, Jaime Jr., estuvo con él con tan solo meses de haber nacido en su anterior contienda ante John Ryder Jr., así como en la conferencia de prensa en Beverly Hills para anunciar el duelo ante Álvarez.

“Mi hijo es una gran motivación”, declaró Munguía.

Fernando Beltrán, su copromotor, ha estado con Munguía desde que era amateur y dijo que su pupilo tiene una gran oportunidad de dar la sorpresa el 4 de mayo.

“Si no pensáramos que podemos ganar, no hubiéramos hecho la pelea”, indicó Beltrán, conocido hace dos décadas por llevar la carrera de Morales, el legendario expugilista tijuanense. “Canelo es uno de los grandes contragolpes del boxeo mexicano, pero mi pronóstico es que Jaime sale con la mano en alto, como sea”.

Para Beltrán, el invicto y el hambre de su pugilista harán la diferencia. Su copromotor, Óscar de la Hoya, también empuja para ese cambio de mando en el boxeo mexicano.

“Es el escenario perfecto para que Jaime Munguía tome el relevo. Jaime está preparado. Se ha enfrentado a todos los adversarios y a todos los estilos”, dijo De la Hoya el martes en Hollywood. “Jaime tiene la juventud, la pegada y el mentón. Veo todas las cartas en contra de Canelo”.

De la Hoya mencionó que todos los grandes boxeadores, como Julio César Chávez, Manny Pacquiao y hasta él mismo, han tenido que “pasarle la antorcha” al próximo boxeador de la era, y en este caso, confía en que Munguía es el que entrará al relevo en la era de Canelo.

“Munguía es el próximo. Yo siempre pedí la pelea entre mexicanos, es mejor pasarle la antorcha a otro mexicano”, expresó De la Hoya. “Canelo tiene la experiencia, tiene la sabiduría, tiene el conocimiento, pero Jaime tiene la juventud, el aguante, la fuerza. Los golpes que tira Jaime Munguía son demasiados. Canelo tira como 10 golpes en cada asalto, Jaime tira como 60 golpes y eso quizás va a ser la diferencia”.

De la Hoya aceptó que Canelo tiene muy buena quijada, por lo que Munguía tendrá que trabajar el cuerpo.

“La diferencia es que cuando un peleador ha ganado tanto dinero, está en la fama por tanto tiempo, estás durmiendo con pijamas de seda, es difícil levantarte en la mañana para correr”, expresó el promotor del Este de Los Ángeles. “Jaime Munguía se levanta todas las mañana a las 4 a.m. con hambre, a gusto, contento. Eso también va a ser la diferencia”.

Álvarez es amplio favorito en Las Vegas: necesitas apostar $600 para ganar $100, mientras que $100 para Munguía te daría $400 en caso de una victoria del tijuanense.

Mientras tanto, Canelo sigue siendo criticado en las redes sociales por no enfrentar a David Benavídez. Este último subirá de peso para enfrentarse al ucraniano Oleksandr Gvozdyk en junio por el título de peso semipesado.