El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló este viernes que busca un mecanismo para cumplir con las condiciones de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) para que el Gobierno concrete la compra de 13 plantas eléctricas de la española Iberdrola.

“Yo ni esperaba que aprobaran”, declaró durante su conferencia de prensa matutina.

El mandatario, quien ha cuestionado la existencia el organismo autónomo antimonopolios, consideró que el fallo del jueves “fue un avance”, por lo que agradeció al regulador.

“Sí fue un buen paso y agradecemos a la Cofece”, apuntó.

El gobernante mexicano se pronunció así sobre la decisión del regulador, que el jueves impuso al menos seis condiciones para que el Gobierno concluya la compra de las plantas eléctricas de Iberdrola.

Dichas condiciones obligan a los compradores, la estatal Mexico Infraestructure Partnerts (MIF) y el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), a operar las plantas de manera independiente a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa eléctrica del Estado.

También pidió evitar intercambios de información sensible o estratégica entre competidores.

Además, demandó designar a un administrador profesional independiente para la toma de decisiones relativas a la operación de las 12 plantas de ciclo combinado y una eólica compradas a Iberdrola.

E insistió en garantizar que la operación de dichas centrales de generación se dé con independencia y sin conflicto de interés.

Asimismo, exigió a las personas encargadas de la operación de las plantas de abstenerse de tener cargos en alguna otra empresa competidora, sumado a que el Gobierno no podrá designar a quienes fueron servidores públicos en los últimos 4 años.

Las condiciones se impusieron luego de que el 12 de junio de 2023 Iberdrola firmó el acuerdo de venta de 13 plantas de generación eléctricas al mayor administrador de fondos del país, la MIF, y el Fonadin por un valor de 6.000 millones de dólares y que le aportarían 8.539 megavatios (MW).

Al anunciar la adquisición el 4 de abril pasado, el presidente López Obrador consideró la compra como una “nueva nacionalización”, al otorgar al sector público el 54 % de la generación eléctrica en el país.

López Obrador dijo este viernes que la compra se avaló “milagrosamente”, al considerar que las condiciones que impuso la Cofece son “excusas” y “limitaciones para que las plantas no pasen” a la CFE porque sería un “monopolio”.

“Entonces, vamos a buscar un mecanismo para cumplir con la ley, con la Cofece que, espero que no dure mucho, porque ya estamos planteando en las reformas que desaparezca”, señaló al referirse al paquete de reformas que presentó el pasado 5 de febrero en el que plantea la desaparición de diversos órganos autónomos.