El juicio y la condena de una supervisora de armas por un tiroteo fatal en el set de la película del oeste “Rust” le ha dado a Alec Baldwin y su equipo legal una ventana inusual sobre cómo podría desarrollarse su propio juicio por la muerte de una directora de fotografía.

Un jurado de Nuevo México deliberó menos de tres horas el miércoles antes de declarar culpable a la armera Hannah Gutierrez-Reed del homicidio involuntario de la directora de fotografía Halyna Hutchins. Gutierrez-Reed fue detenida mientras espera su sentencia, enfrentándose a hasta 18 meses de prisión.

Baldwin ocupó un lugar destacado en el testimonio y los argumentos finales durante dos semanas que destacaron su autoridad como coproductor y actor principal de “Rust”. Tanto la fiscalía como la defensa en el juicio de Gutiérrez-Reed diseccionaron imágenes de video de Baldwin antes del tiroteo fatal en busca de pistas sobre las fallas en la seguridad con las armas de fuego en la filmación.

El juicio de Baldwin está programado para julio e involucrará al mismo juez y fiscales, así como a muchos de los mismos testigos. Baldwin ha sostenido que tiró del martillo del arma, pero no del gatillo, y que el arma se disparó, matando a Hutchins e hiriendo al director Joel Souza.

Ver el desarrollo del juicio de Gutiérrez-Reed podría ser una bendición para Baldwin y su equipo legal, dijo Emily D. Baker, analista legal y exfiscal adjunta de distrito de Los Ángeles que no estuvo involucrada en el caso, pero lo siguió de cerca.

“Están en la increíble posición de ver a esta fiscal en acción, ver cómo trabaja este juez y llegar sabiendo exactamente lo que estos expertos van a decir y cómo se presentan ante el jurado”, dijo Baker el miércoles. “No creo que Baldwin quiera lidiar con este caso, y creo que su equipo legal le dirá que este es un caso muy diferente al caso contra Hannah”.

Un experto en armas de la fiscalía en el juicio de Gutiérrez-Reed rindió un fuerte testimonio, dijo Baker. Pero el experto armero está alineado con lo que el equipo de Baldwin ha dicho todo el tiempo: que no era su trabajo revisar el arma, dijo Baker.

El testigo experto y consultor de armas de fuego Bryan Carpenter declaró que las imágenes mostraban a Baldwin disparando balas de fogueo hacia una cámara dentro de una zona restringida a corta distancia, burlando los protocolos de seguridad, mientras ordenaba a los miembros del equipo que recargaran rápidamente su revólver y agitando su arma y usándola para señalar después de terminar una escena. Otro video captura el sonido de Baldwin disparando un arma después de que un director grita: ”¡Corte!”.

Los investigadores no han encontrado ninguna grabación de video del tiroteo, que tuvo lugar durante un ensayo dentro de la escenografía de una iglesia el 21 de octubre de 2021, en un set de filmación en las afueras de Santa Fe. Pero el juicio de Gutiérrez-Reed incluyó testimonios no revelados previamente de testigos del tiroteo.

Esos testigos incluyeron a Souza, quien sintió el impacto de una bala mientras se acercaba para ver el monitor de la cámara, pero nunca vio el arma que le disparó.

Un operador de cámara y el asistente de dirección Dave Halls también rindieron relatos viscerales del disparo del revólver y sus consecuencias. La guionista Mamie Mitchell testificó que el guion no pedía que Baldwin apuntara con el arma.

“La conducta de Alec Baldwin y su falta de seguridad con las armas dentro de esa iglesia ese día es algo por lo que tendrá que responder”, dijo la fiscal Kari Morrissey en sus argumentos finales contra Gutierrez-Reed. “No contigo y no hoy. Eso será con otro jurado, otro día”.

Morrissey y el abogado Jason Lewis presentaron el caso contra Baldwin ante un jurado acusador en enero y obtuvieron una acusación por el único cargo de delito grave que les da dos vías para el enjuiciamiento. Un análisis reciente del arma les dio la oportunidad de reiniciar el caso después de que se desestimara un cargo inicial de homicidio involuntario contra Baldwin.

Ese análisis realizado por los Servicios de Ciencias Forenses en Arizona concluyó que “se tenía que jalar o presionar el gatillo lo suficiente como para liberar el martillo completamente amartillado o retraído del revólver de evidencia”.

El autor de un informe anterior del FBI sobre el arma testificó en el juicio de Gutiérrez-Reed que el arma llegó con todas las características de seguridad en buen estado de funcionamiento, y que la única manera en la que el revólver se podría disparar con el martillo completamente retraído era golpeándola con un mazo y rompiéndola.

Los abogados defensores de Baldwin no han mostrado señales de llegar a un acuerdo con los fiscales especiales designados por la fiscal de distrito del área de Santa Fe, Mary Carmack-Altwies, quien se postula para una reelección y enfrenta un desafío en las primarias demócratas por parte de un exfiscal de distrito en junio.

Un mensaje de recaudación de fondos de febrero de Carmack-Altwies prometía justicia para Hutchins y su familia “sin importar quién más esté involucrado”, sin nombrar a Baldwin.

“Nadie evita la culpabilidad debido a la fama, la riqueza o las conexiones en mi jurisdicción”, escribió.

Durante el juicio de Gutiérrez-Reed la semana pasada, un testigo de la fiscalía declaró lo obvio cuando un fiscal preguntó: ”¿El señor Baldwin está siendo juzgado hoy?”.

“Parece que está un poco, sí”, dijo Ross Addiego, un miembro del equipo de producción que presenció el tiroteo fatal a quemarropa y ha demandado a Baldwin en un tribunal civil.

La demanda es una de una serie de acciones legales, incluidas las demandas por homicidio culposo presentadas por miembros de la familia de Hutchins, centradas en acusaciones de que los acusados fueron laxos con los estándares de seguridad. Baldwin y otros acusados han cuestionado esas acusaciones.

El rodaje de “Rust” se trasladó de Nuevo México a Montana, en virtud de un acuerdo con el viudo de Hutchins, Matthew Hutchins, por el cual se convirtió en productor ejecutivo.