El Cairo, 8 mar (EFE).- Estados Unidos anunció hoy que atacó y derribó «en defensa propia» nuevos misiles antibuques y drones de los rebeldes chiíes hutíes del Yemen en el sur del mar Rojo, donde la navegación internacional se ha visto notablemente afectada por los continuos ataques de los insurgentes yemeníes.

El Comando Central de EE.UU. (CENTCOM) dijo en un comunicado en X que «el 7 de marzo, entre las 15:35 y 16:55 hora de Saná (12:35 y 13:55 GMT) atacó en defensa propia cuatro misiles de crucero antibuque (ASCM) móviles hutíes y un vehículo aéreo no tripulado (UAV) en zonas del Yemen controladas por los hutíes».

Afirmó que «durante ese tiempo, las fuerzas del CENTCOM derribaron, además, tres vehículos aéreos no tripulados lanzados desde áreas del Yemen controladas por los hutíes, respaldadas por Irán, hacia el golfo de Adén».

«Estas acciones se toman para proteger la libertad de navegación y hacer que las aguas internacionales sean más seguras para la Marina de EE.UU. y los buques mercantes» en el mar Rojo, una vía marítima estratégica para el comercio internacional, añadió.

El máximo líder de los hutíes, Abdelmalek al Hutí, afirmó el jueves en un discurso que los insurgentes yemeníes continuarán sus ataques contra Israel, así como los buques israelíes, estadounidenses y británicos, y los vinculados con esos países, en el mar Rojo.

Los hutíes empezaron esos ataques a mediados de noviembre en represalia por la guerra de Israel en la Franja de Gaza, pero sus operaciones en la zona se han intensificado en las últimas semanas tras ser clasificados por Washington como grupo terrorista.

El líder hutí afirmó ayer que su grupo ha lanzado un total de 96 ataques con misiles balísticos y drones contra 61 navíos en el mar Rojo y el mar Arábigo en los últimos cinco meses, tras el inicio de la guerra en Gaza la segunda semana de octubre pasado.

El mes pasado, los hutíes atacaron el buque británico «Rubymar», que este fin de semana se convirtió en la primera embarcación en hundirse por los ataques de los rebeldes yemeníes.

El máximo líder hutí ha anunciado recientemente la incorporación de «armas submarinas» al arsenal operativo de los insurgentes, y de otras «sorpresas» para Washington y Londres, que a mediados de enero lanzaron una campaña de bombardeos contra posiciones de los hutíes en el Yemen.