El cohete Shenzhou-18, con una tripulación de tres taikonautas, como se les conoce a los astronautas en China, del gobierno de esa nación, despegó con éxito ayer rumbo a la estación en órbita baja Tiangong, con el fin de realizar una misión de seis meses, la cual forma parte e del extenso programa aeroespacial del gigante asiático, que planea llegar a la Luna en 2030.

El transbordador Grand March-2F, uno de los más recientes artefactos del gobierno, despegó a las 20:59 horas locales del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en los límites del desierto de Gobi, en el noreste del país, confirmó la Agencia Espacial Tripulada de China (CMSA, por sus siglas en inglés).

A bordo de la nave van el comandante de la misión Ye Guangfu, taikonauta veterano de 43 años, que fue miembro de la misión Shenzhou-13, lanzada en 2021, y sus compañeros Li Cong, de 34, y Li Guangsu, de 36, ambos ex pilotos de combate del ejército y que participan ahora en su primera misión espacial.

El equipo fue despedido con aplausos en una ceremonia en la que se les encomendó realizar esta misión. El trío tardará unas seis horas y media en llegar a Tiangong después de que la nave alcance la órbita y realice un encuentro automatizado para acoplarse a la estación espacial, ubicada a unos 400 kilómetros de la Tierra, de acuerdo con el programa de esta misión revelado en esta semana.

La tripulación será recibida por los tres astronautas del Shenzhou-17, que están en la base desde octubre pasado realizando investigaciones y experimentos, y cuyo regreso a la Tierra está previsto para dentro de una semana.

La nueva tripulación realizará experimentos científicos y paseos espaciales, además de dar mantenimiento a la estación espacial, reveló Lin Xiqiang, subdirector de CMSA, antes del lanzamiento.

Uno de los trabajos es utilizar peces cebra para construir un ecosistema acuático autocirculante estable, además de cultivar vertebrados en órbita, una novedad en China, adelantó.

Lin también actualizó la información sobre el programa lunar tripulado de China. Precisó que se completó el desarrollo de componentes claves para el alunizaje tripulado, incluidas las naves Gran March 10 Mengzhou, el módulo de alunizaje Lanyue y los trajes espaciales que se utilizarán en la superficie lunar.

Este proyecto implica dos lanzamientos de cohetes Gran March 10 para enviar a tres astronautas y al módulo de alunizaje por separado.

China construyó su propia estación espacial después de haber sido excluida en 2011 de la Estación Espacial Internacional, en gran parte debido a las preocupaciones de Estados Unidos sobre la participación del ejército del país asiático en el programa.

Washington trabaja para que sus astronautas regresen a la Luna luego del programa Apolo. Su misión Artemisa III, que anteriormente estaba programada para despegar en 2025, se pospuso para septiembre de 2026, informó la NASA a principios de este año.

El retraso se debió a una serie de razones técnicas, incluidas las perspectivas de SpaceX para construir el cohete superpesado Starship, cuya tarea es transferir a los astronautas estadunidenses de la órbita lunar a la superficie del satélite.