Un capo narcotraficante mexicano quiere cambiar de vida y de sexo y para ello prepara su desaparición: esa es la apuesta sorprendente, y musical, de la película Emilia Pérez, que el cineasta francés Jacques Audiard presentó este sábado en el 77º Festival de Cannes.

Audiard, de 72 años y ya con una Palma de Oro por Dheepan en 2015, sorprende con una audaz película totalmente rodada en español, con números coreográficos espectaculares y una banda sonora que incluye reggaeton, melodías clásicas y mariachis.

El personaje central, interpretado por la actriz transgénero española Karla Sofía Gascón, empieza siendo el capo Manitas, un todopoderoso líder de un cártel que quiere convertirse en mujer y, con la ayuda de una abogada (Zoe Saldaña) para transicionar hacia su nuevo género, acaba convertida en Emilia Pérez.

Todo el elenco, que incluye a la cantante y actriz Selena Gomez y a Edgar Ramírez, estuvo presente en la alfombra roja del estreno.

Entre las numerosas estrellas que también acudieron a la gala figuran las actrices Salma Hayek, Marisa Paredes y Rossy de Palma, con un vestido de lunares.

Las primeras críticas elogiaron la original propuesta de Audiard y apuntaron a una posible Palma de Oro, cuando ya se han proyectado casi la mitad de las 22 películas en liza.

Deadline dijo que era «una locura pero también una maravilla» y para The Hollywood Reporter es un filme «original, lleno de vitalidad y emoción».

– Carrera entre España y México –

La película es todo un trampolín para Karla Sofía Gascón de 52 años, una actriz con una carrera mayoritariamente en las telenovelas y los programas de telerrealidad, tras dar el salto de España a México.

Empezó en el mundo del entretenimiento como Carlos, en España, hasta que decidió cambiar de sexo a los 46 años, con una esposa y una niña, y pudo lograrlo en 2018. Publicó un libro para contar su historia, «Karsia».

La intérprete ha reconocido en entrevistas que no conocía el trabajo de Audiard, un director francés también de recorrido inusual, con incursiones en Hollywood.

En Francia Audiard es conocido por películas que causaron impacto por su estilo directo, como Un profeta (2009), que narra una pelea de clanes en la cárcel, De óxido y hueso (2021), con Marion Cotillard, o Olympiades (2021), en la que sigue las aventuras sentimentales y sexuales de un grupo de jóvenes en París.

En 2018 presentó en Venecia un wéstern atípico, Los hermanos Sisters, con John C. Reilly y Joaquin Phoenix.

En declaraciones a la revista francesa Telerama, Karla Sofía asegura que el papel de Emilia Pérez «era casi demasiado fácil para mi».

«Lo que me interesaba era enfrentarme al personaje masculino, a sus conflictos, sus debilidades, sus dificultades. Era un papel más complejo y copioso», explicó.

– La participación de Yves Saint Laurent –

Y para añadir más dificultad al proyecto, Audiard quería hacer una comedia musical. Tras varias tentativas fallidas con nombres como Tom Waits, el director acabó escogiendo para componer las canciones a Camille, una cantante francesa.

Esta ecléctica artista, que saltó a la fama hace 20 años con Le fil, consigue impregnar el filme con ritmos electrónicos, reggaeton y folclore mexicano. Las canciones y las escenas de baile irrumpen en la historia y forman parte de la narración.

La película ha contado con el financiamiento entre otros de Saint Laurent Production, la productora que fundó el actual director artístico de la casa de moda, Anthony Vaccarello.

Esta productora ayudó al español Pedro Almodóvar a cumplir su sueño de rodar un wéstern, Strange way of life, presentada el año pasado en Cannes.

Este sábado también se proyectó la película Caught by the Tides, del cineasta chino Jia Zhang-Ke, en liza por la Palma.

El filme, protagonizado por su musa y esposa Zhao Tao, narra una historia de amor frustrada durante 25 años, pero es una excusa para reflexionar sobre el cine, el paso del tiempo y los profundos cambios que ha experimentado China.

El cineasta utiliza material que ha ido rodando durante más de dos décadas de exploración de su vasto país para ilustrar esta historia, parca en diálogos y abundante de largos planos.