Donald Trump, potencial candidato republicano a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, solicitó a ejecutivos del sector petrolero 1.000 millones de dólares para su campaña a cambio de eliminar políticas de protección medioambiental puestas en vigor por el presidente Joe Biden, según informó este jueves The Washington Post.

El periódico afirmó que Trump cenó el mes pasado en su residencia de Mar-a-Lago Club (Florida) con los ejecutivos de algunas de las principales empresas petroleras del país.

Durante la reunión, señaló el periódico, uno de los ejecutivos se quejó de que, aunque el sector ha destinado 400 millones de dólares para cabildear la Administración Biden, el Gobierno estadounidense ha seguido imponiendo exigentes regulaciones medioambientales a las empresas.

La respuesta de Trump a las quejas fue ofrecer al sector cancelar las políticas medioambientales de Biden a cambio de 1.000 millones de dólares en contribuciones para que pueda volver a la Casa Blanca tras las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

Trump añadió que 1.000 millones de dólares es una cantidad que las compañías petroleras pueden conseguir con facilidad y que recuperarían rápidamente con los cambios normativos que aprobaría su hipotética administración.

Durante su presidencia (2017-2021), Trump eliminó o socavó 125 regulaciones medioambientales existentes. El político y empresario conservador también ha calificado como «fraude» el cambio climático.