El Comité de Instrucción Ruso informó este jueves de la detención de otro posible implicado en el atentado del pasado viernes en la sala de conciertos Crocus City Hall, en las afueras de Moscú, que ha dejado al menos 143 muertos.

«Ha sido identificado y detenido otro sospechoso que participó en la financiación de los terroristas», señala la nota oficial.

Los investigadores solicitarán al tribunal el arresto del sospechoso, agrega.

Según el Comité de Instrucción, Rusia tiene a su disposición «datos confirmados» de que los autores del ataque terrorista recibieron «importantes cantidades de dinero y criptomonedas desde Ucrania» para preparar el crimen.

Las pruebas de la conexión de los autores del ataque a la sala de conciertos moscovita con nacionalistas ucranianos se obtuvieron «como resultado del trabajo con los terroristas detenidos, el estudio de los dispositivos técnicos que se les incautaron y el análisis de información sobre sus transacciones financieras».

Esta semana, la Justicia ya dictaminó prisión preventiva para otros ocho presuntos implicados en el atentado.

Los sospechosos del crimen fueron imputados con cargos de terrorismo y pueden afrontar cadena perpetua.

De acuerdo con los últimos datos oficiales, el atentado en la sala de conciertos Crocus City Hall, a 20 kilómetros del centro de Moscú, ha dejado al menos 143 muertos y más de 150 hospitalizados, según los últimos datos.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) informó previamente de la detención de once personas en relación con el atentado.

Entre los detenidos se encuentran cuatro terroristas que participaron en el ataque.

Los sospechosos, que ofrecieron resistencia, fueron detenidos en una carretera de la región de Briansk, fronteriza con Ucrania, a donde presuntamente pretendían escapar.

Rusia ha admitido que el atentado en las afueras de Moscú fue perpetrado por islamistas pero insiste en buscar una «huella ucraniana».