Los dirigentes de los países del G7, reunidos por videoconferencia el domingo, expresaron su «pleno apoyo a Israel y a su pueblo» tras el ataque de Irán y afirmaron su «compromiso con su seguridad».

«Expresamos nuestra solidaridad y pleno apoyo a Israel y a su pueblo y reafirmamos nuestro compromiso con su seguridad», declaró el grupo de las principales potencias occidentales, que reúne a Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón, en un comunicado conjunto emitido por la presidencia italiana.