Charleston. La ex embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley puso fin este miércoles a su campaña presidencial, lo que asegura la nominación republicana para Donald Trump.

De esta forma, el multimillonario enfrentará de nuevo al presidente demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre.

«Ha llegado el momento de suspender mi campaña», dijo Haley. «No me arrepiento de nada».

«Felicito al señor Trump, le deseo que le vaya bien», sostuvo Haley, quien destacó que es probable que Trump sea el candidato republicano pero no lo apoyó.

«Ahora le toca a Donald Trump ganarse los votos de los que están en nuestro partido y fuera de él», remarcó. «Y espero que lo haga».

Basándose en su experiencia en política exterior en la ONU, Haley dijo que es importante mantener el liderazgo mundial de Estados Unidos. A lo largo de su campaña, sostuvo que Washington debe ayudar a Ucrania a defenderse de la agresión rusa, una posición en desacuerdo con Trump.

«Si retrocedemos más, habrá más guerra, no menos», dijo.

La decisión de Haley de suspender su campaña se produce un día después del supermartes, cuando Trump la derrotó rotundamente en 14 de las 15 contiendas por la nominación republicana.