Santo Domingo.- Autoridades del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo y un equipo técnico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ponderaron una propuesta de Plan Municipal de Ordenamiento Territorial (PMOT) para Pepillo Salcedo, elaborada a través de una consultoría, la cual contempla un modelo de desarrollo que prioriza la integración y gestión responsable de los recursos naturales, económicos y humanos. 

Previo a la presentación de la propuesta, el ministro Pável Isa Contreras manifestó que este plan, junto al que recientemente se aprobó en San Francisco de Macorís, trazarán pautas y servirán de referencia para la elaboración de estos instrumentos de planificación territorial contemplados en la Ley 368-22, de Ordenamiento Territorial, Uso de Suelo y Asentamientos Humanos. 

Mientras que, el director de Políticas de Desarrollo de la Zona Fronteriza del Ministerio de Economía, Erick Dorrejo, destacó la apertura y compromiso exhibidos por el BID cuando se le solicitó apoyar la formulación del PMOT de Pepillo Salcedo, situado en una zona estratégica de la provincia Montecristi, donde se proyecta una inversión público privada que sobrepasa los 2,000 millones de dólares. 

De su parte, Luis Schloeter, especialista en Vivienda y Desarrollo Urbano del BID, resaltó que esta propuesta contiene un diagnóstico basado en evidencias, contempló variables relacionadas con el cambio climático, fomenta la participación ciudadana y puede vincularse a proyectos de desarrollo estratégico. 

La presentación de la propuesta estuvo a cargo de la ingeniera ambiental, economista y planificadora territorial, María Fernanda Romero, consultora del BID, quien explicó que este plan refleja un compromiso con un futuro más sostenible, donde el agua, los bosques y las áreas protegidas no solo se consideran recursos, sino que también constituyen componentes esenciales de la comunidad y su bienestar. 

A nivel productivo, señaló la especialista colombiana, se proyecta un porvenir en el que los sectores agroindustriales trabajan mancomunadamente con el resto de sectores económicos, mientras se conserva y mejora la integridad de los paisajes naturales. 

Detalló que para la elaboración de esta propuesta se proyectó una demanda de suelo urbanizable de aproximadamente 43 hectáreas para el crecimiento de la huella urbana de Pepillo Salcedo. También se estimaron escenarios de crecimiento poblacional con y sin el proyecto del Puerto de Manzanillo, los cuales también arrojaron una demanda de 43 hectáreas para la población adicional hasta 2035. 

“Considerando el crecimiento urbano y poblacional, la demanda total de suelo urbanizable varía entre 87 y 100 hectáreas, tomando en cuenta el reasentamiento y el impacto del proyecto del Puerto de Manzanillo”, planteó la ingeniera. 

Respecto a la clasificación de los suelos de Pepillo Salcedo, la propuesta contempla un área de 366 hectáreas de suelo urbano (1.6 % del territorio municipal), 173 hectáreas de suelo urbanizable (0.8 % del total del municipio) y 22,427 hectáreas de suelo no urbanizable (97.7 % del ámbito municipal). 

En la reunión, efectuada en la sede del Ministerio de Economía, también participaron el director de Gabinete, Manuel Robles; el director de Ordenamiento Territorial, Ramón Valdez y el director jurídico, Rey Fernández.