La Segunda Mesa de Planificación para la Transformación Policial, organizada por el Ministerio de Interior y Policía, concluyó con el compromiso de una reforma que priorice la conducta de sus miembros, por lo que los sectores que trabajan esa estrategia pactaron entregar una entidad reconocida por su alta calidad y confianza pública, sustentada en la ética e integridad que deben acompañarle siempre. El acuerdo «La Policía Nacional se transforma para proteger y servir a la gente», contempla diálogos con los agentes y la sociedad para garantizar la seguridad ciudadana y el compromiso de cumplir con los tres principales lineamientos de la reforma: modernización educativa y del desarrollo humano; operativa y tecnológica, y administrativa y financiera. Los cambios necesarios incluyen nuevas leyes, modificación a la policial, y del ministerio, de carrera y disciplinaria. Ante los casos de violencia que han involucrado uniformados, la reforma enfatiza en cursos complementarios que incluyen manejo de la ira, y el nuevo pensum contiene la asignatura inteligencia emocional. Los debates involucraron a representantes del Proyecto Justicia y Seguridad de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, de Administración Pública, y la Sociedad Civil.

“El objetivo es servir” establece el documento firmado por el ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez; el director policial, mayor general Ramón Antonio Guzmán; el comisionado ejecutivo para la transformación, Luis Ernesto García; el asesor del Poder Ejecutivo, John Huvane; la directora de la reforma educativa, Mu Kien San Beng; la comisionada Elena Villeya de Paliza. Como muestra de pluralidad, igual suscribieron el director de Asuntos Internos, general Ramón Ramírez; de Recursos Humanos, su par Esteban Figuereo; la de Sanidad, generala Cristina García; los del Instituto Policial de Educación Superior, Control Interno y Planificación y Desarrollo, coroneles, Cecilio Delgado, César Ares y Juan Bello Balaguer; oficiales subalternos y alistados. “Es un momento histórico para nuestra gloriosa Policía Nacional, donde asumimos el compromiso de trabajo para lograr una reforma, modernización, y transformación, que contará con profesionales para la gente”, consigna el acuerdo. Durante dos días de actividades fueron presentados los avances y desafíos de la Estrategia Nacional Integral de Seguridad Ciudadana “Mi País Seguro”, y 77 participantes evaluaron 44 iniciativas presentadas por miembros de la institución, que impactarán en la estabilidad social y en la modernización del órgano, hacia los próximos cuatro años. Vásquez Martínez aseguró que la meta es alcanzar una transformación modelo, una entidad de la que la sociedad sienta orgullo y esté segura de que la protege y a la que todos quieran pertenecer por su trabajo digno. Igualmente, Guzmán Peralta indicó que esta segunda reunión del año servirá para la creación de todos los anteproyectos que permitirán la conclusión del primer presupuesto que será elaborado pensado en los cambios.De su lado, García Henríquez indicó que la jornada continuará con un ejercicio de priorización, donde los analistas y técnicos evaluarán las iniciativas presentadas.El viceministro de Administración Pública, Gregorio Montero, expresó que la reforma debe tener una mirada integral y ser vista como un proceso, inicia pero jamás termina, hay logros pero surgen desafíos que atender, “esa es la dinámica de cualquier reforma”.