El Gobierno haitiano anunció hoy una nueva extensión del toque de queda en el departamento Oeste, donde está Puerto Príncipe, la capital del país, a partir de este sábado y hasta el próximo martes, entre las 7 de la noche y las 6 de la mañana, como parte de las medidas para recuperar el orden en el marco del estado de urgencia determinado hasta el próximo 3 de abril, en medio de la grave crisis política y social que vive el país caribeño.

La oficina del primer ministro reiteró el objetivo con esta decisión de tomar las medidas oportunas, y resaltó que la medida no se aplica a los agentes del orden en servicio, bomberos, conductores de ambulancias, personal sanitario y periodistas debidamente identificados.

Subrayó que durante el período del estado de urgencia, todas las manifestaciones en la vía pública están prohibidas, desde el día hasta la noche, en el Departamento Oeste.

Reiteró la orden a la policía a utilizar los medios legales a su disposición para hacer cumplir el toque de queda y detener a los infractores, de acuerdo con el boletín firmado por Michel Patricio Boisvert, primer ministro interino.

La violencia no ha cesado en las calles en los últimos días en Haití, según informaciones de medios en Puerto Príncipe, en medio de enfrentamientos entre miembros de las pandillas y de miembros de la policía por recuperar la seguridad.

A la violencia se suma la grave situación social, de acuerdo con un reciente informe de Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), según el cual la caída de la capital en el caos debido a las limitaciones de seguridad ha dejado innumerables familias y niños sin apoyo esencial en este país..

Los parques infantiles se convierten en zonas de guerra, los servicios sociales críticos están en peligro, al borde del colapso y los suministros médicos son alarmantemente escasos, de acuerdo con el documento, y que indica que 362.000 personas han sido desplazadas internamente en todo el país.