Peter Navarro, funcionario de la Casa Blanca bajo la presidencia de Donald Trump, se entregó a la cárcel el martes para empezar a cumplir su sentencia por negarse a cooperar en la investigación del Congreso sobre el asalto al Capitolio estadounidense el 6 de enero de 2021.

Navarro se mantuvo desafiante en declaraciones a los periodistas al otro lado de la calle frente al complejo penitenciario federal en Miami, donde deberá pasar cuatro meses tras ser hallado culpable de desacato al Congreso.

La Administración de Prisiones confirmó que ya estaba bajo custodia federal.

Navarro ha insistido en que no podía cooperar con la investigación del Congreso porque Trump había invocado el privilegio ejecutivo. Los tribunales rechazaron ese argumento, al determinar que Navarro nunca demostró que Trump realmente invocó ese derecho.

“Cuando yo entre en esa prisión hoy, el sistema de justicia —si es que puede llamarse así— habrá asestado un duro golpe a la separación constitucional de poderes y al privilegio ejecutivo”, declaró a la prensa el martes.

Navarro había pedido permanecer en libertad mientras apelaba el fallo para darle a los tribunales tiempo para considerar su moción. Pero el tribunal de apelaciones federal de Washington rechazó su intento de postergar su sentencia, al determinar que una apelación probablemente no cambiaría el fallo en su contra.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, se negó el lunes a intervenir, expresando en una orden por escrito que “no tenía fundamentos para discrepar” con el tribunal de apelaciones. Roberts dijo que su conclusión no debe afectar la decisión que se tome eventualmente sobre la apelación de Navarro.

Él es el segundo asesor de Trump hallado culpable de desacato al Congreso. Previamente, el exasesor de la Casa Blanca, Steve Bannon, fue sentenciado a cuatro meses de cárcel, pero un juez le permitió seguir libre mientras cursa su apelación.

Navarro fue hallado culpable de ignorar una citación para entregar documentos y una deposición ante la comisión de la Cámara de Representantes que investigó el asalto al Capitolio. Fue asesor comercial del entonces presidente Trump y luego promovió sus afirmaciones infundadas de un fraude masivo en las elecciones de 2020, ganadas por el actual presidente Joe Biden.