El ex abogado de Donald Trump, Michael Cohen, admitió este lunes que robó miles de dólares de la compañía del ex presidente, mientras los abogados de Trump trataron de poner en duda la credibilidad de Cohen en el juicio que se le sigue al ex mandatario por acusaciones de que pagó para tapar noticias desfavorables.

El histórico juicio se reanudó el lunes con el interrogatorio a Cohen, cuyo testimonio la semana pasada vinculó al ex presidente directamente con la trama por la que se le acusa. Los abogados de la defensa ya cuestionaron a Cohen sobre su historial judicial y mentiras pasadas, a fin de retratarlo como un mentiroso empedernido que solo busca vengarse de Trump.

Presionado por el abogado Todd Blanche, Cohen admitió que se hizo con dinero que debía ser parte de un reembolso de 50 mil dólares a una compañía tecnológica. Cohen admitió que le dio a la compañía solo 20 mil dólares.

“Así que usted le robó a la Organización Trump”, dijo Blanche.

“Sí, señor”, respondió Cohen, añadiendo que nunca le reembolsó a la compañía de Trump. Cohen nunca ha sido acusado penalmente de robarle a la compañía.

Es el último testigo de la fiscalía y no está claro si la defensa de Trump llamará a algún testigo y mucho menos si el virtual candidato presidencial republicano subirá al estrado.

Tras más de cuatro semanas de testimonios sobre sexo, dinero, los tabloides sensacionalistas y la manera en que la compañía de Trump lleva sus balances, los jurados podrían empezar a deliberar la próxima semana sobre si Trump es culpable de 34 cargos de falsificar registros comerciales, en el primer juicio penal a un ex presidente estadunidense.

Los cargos se derivan de registros de la Organización Trump en que pagos a Cohen, antes hombre de confianza de Trump, fueron catalogados como gastos legales, cuando la fiscalía dice que en realidad eran un rembolso a Cohen por 130 mil dólares pagados a la actriz porno Stormy Daniels para que ella no divulgara la relación sexual que ella dice que tuvo con Trump.

Trump se declaró inocente. Sus abogados insisten en que no hubo nada criminal sobre el acuerdo con Daniels o sobre la manera en que se le pagó a Cohen.

“No hay ningún delito”, dijo Trump a reporteros al llegar al tribunal el lunes. “Pagamos un gasto legal. ¿Saben cómo fue registrado? Como un gasto legal”.

El despacho del fiscal distrital de Manhattan Alvin Bragg previsiblemente concluirá sus argumentos una vez Cohen se baje del estrado, pero la fiscalía tendrá la oportunidad de llamar a más testigos para responder en caso de que el equipo de Trump convoque a sus propios testigos. El juez Juan M. Merchan, citando temas de calendario, anticipa que las presentaciones finales tendrán lugar el martes 28 de mayo.