Algunos de los mayores astros de Detroit, entre ellos Diana Ross, Eminem y Jack White participaron en un vibrante espectáculo sonoro celebrado en la víspera de la histórica reinauguración de su estación de tren de 18 pisos, que durante mucho tiempo simbolizó el declive de su ciudad natal.

El concierto de más de 90 minutos “Live From Detroit: The Concert at Michigan Central” celebró la renovada estación de tren de la ciudad, que abre al público el viernes, seis años después de que Ford Motor Co. asumiera el control del edificio y más de tres décadas después de que partiera el último tren de ella.

La vacía estación central de Michigan cayó en decadencia y se convirtió en un emblema del mal estado de la Ciudad Motor. Eso fue hasta 2018, cuando Ford anunció que compraría el edificio y las estructuras adyacentes como parte de los planes del fabricante de automóviles para una planta centrada en vehículos autónomos.

“Hace seis años, nos reunimos aquí y soñamos con lo que era posible. Nos atrevimos a soñar que esta estación, que se había convertido en un símbolo de una ciudad rota, pudiera volver a brillar como el símbolo de la Ciudad Motor”, dijo Bill Ford, presidente ejecutivo de la empresa, a la multitud antes de que Ross, la superestrella de Motown, iniciara las festividades con “I’m Coming Out”.

El evento al aire libre, con entradas agotadas, que se transmitió en vivo por Peacock también contó con actuaciones de Big Sean, Clark Sisters, Common, Fantasia, Melissa Etheridge y la Orquesta Sinfónica de Detroit. Los presentadores incluyeron a la leyenda de los Detroit Lions Barry Sanders, las actuales estrellas de los Lions Jared Goff y Amon-Ra St. Brown y los actores Taylor Lautner y Sophia Bush. Los organizadores dijeron que 20.000 personas asistieron al evento. Y más de 60.000 recorrerán la estación de tren durante los próximos 10 días.

“Durante la mayor parte de mi vida, fue una gran monstruosidad”, dijo Big Sean sobre la estación. “Es una metáfora para todos nosotros: es nuestro momento en este momento”.

El concierto fue producido por Eminem y su mánager de toda la vida, Paul Rosenberg. Eminem no estaba programado para actuar, pero sorprendió a los asistentes al cerrar el espectáculo con un emocionante set que incluyó su nuevo sencillo, “Houdini”, “Not Afraid” y muy a modo “Welcome 2 Detroit”.

Quizá la aparición de Eminem fue lo más destacado de la noche, pero la actuación de White no se quedó atrás.

Al anunciar que él y su banda iban a “tocar un par de canciones esta noche que fueron escritas a pocas cuadras de aquí”, White se encontró con una respuesta atronadora cuando rasgueó los acordes iniciales de su himno “Seven Nation Army”, que lanzó en 2003 cuando era parte de The White Stripes. White, que creció no muy lejos de la estación, sostenía su guitarra por encima de su cabeza con una mano mientras la pirotecnia iluminaba el edificio detrás de él.

La estructura descomunal, que se eleva por encima del vecindario de Corktown, fue devastada durante años por usurpadores. Ahora servirá como ancla para un extenso distrito de innovación de movilidad de 30 acres (12 hectáreas) y para el resurgimiento de Corktown. Se espera que el proyecto genere miles de puestos de trabajo relacionados con la tecnología. Restaurantes, nuevos hoteles y otros negocios de la industria de servicios han empezado a mudarse al barrio y sus alrededores.

La reapertura de la estación de tren también se produce en un momento en que Detroit disfruta de un pequeño renacimiento.

Una década después de salir de su dolorosa bancarrota, la ciudad ha estabilizado sus finanzas, ha frenado la migración de sus habitantes y ha hecho avances para acabar con las plagas en sus 360 kilómetros cuadrados (139 millas cuadradas). En abril, Detroit estableció un récord de asistencia para el draft de la NFL cuando más de 775.000 fanáticos acudieron al centro de la ciudad durante tres días.

“Me encanta ver a todos en nuestra ciudad felices”, dijo Bill Ford.