Funcionarios de salud pública del condado más poblado de Arizona indicaron el miércoles que confirmaron la asombrosa cifra de 645 muertes por calor el año pasado, un 50% más que en 2022 y otro récord anual consecutivo en la árida zona metropolitana de Phoenix.

Las cifras del informe preliminar presentado por el Departamento de Salud Pública del condado Maricopa alarmaron a los funcionarios del área metropolitana más calurosa de Estados Unidos, y despertaron inquietudes acerca de cómo proteger mejor a los grupos vulnerables —como las personas indigentes y los adultos mayores— de las abrasadoras temperaturas del verano.

El informe reportó que dos tercios de las muertes relacionadas con el calor en el condado en 2023 fueron de personas de 50 años o más, y que el 71% ocurrió en días en que el Servicio Meteorológico Nacional había emitido alertas de calor excesivo.

“Las muertes por calor constituyen un grave problema de salud pública en nuestra comunidad, y se requerirá el apoyo de todos los niveles para mejorar la situación”, dijo la doctora Rebecca Sunenshine, directora médica del departamento de salud pública del condado. “Con una estrategia coordinada en todo el condado, casi todos estos fallecimientos pueden prevenirse”.

Las muertes relacionadas con el calor confirmadas en 2023 representaron un enorme incremento con respecto a 2022, cuando se registraron 425 fallecimientos de este tipo. En 2021 se confirmaron 339 decesos vinculados a la temperatura excesiva.

Ninguna otra de las principales áreas metropolitanas de Estados Unidos ha registrado una cantidad tan elevada de decesos vinculados al calor, ni dedica tanto tiempo a su registro y estudio.

Desde 2006, los funcionarios de salud pública del condado Maricopa han monitoreado las muertes en las que el calor ambiental fue la causa o uno de los factores determinantes. El departamento utiliza datos de los informes preliminares de defunción elaborados por el servicio médico forense del condado, junto con información de los certificados de defunción archivados en el registro civil local.

El verano pasado, Phoenix vivió los tres meses más calurosos desde que comenzaron a llevarse registros en 1895, incluyendo el mes de julio más caluroso y el segundo agosto más caluroso. La temperatura promedio diaria de 36,1 grados Celsius (97 grados Fahrenheit) en junio, julio y agosto superó el récord anterior de 35,9 °C (96,7 °F) registrado hace tres años.

Phoenix también batió un récord en julio, con una racha de 31 días de temperaturas máximas iguales o superiores a 43,3 °C (110 °F).