Se celebró el 31 de marzo en la base aérea Nur Khan de Pakistán una ceremonia de despedida a los ciudadanos chinos que perdieron la vida en un atentado terrorista.

El embajador chino en Pakistán, Jiang Zaidong, funcionarios paquistaníes, diplomáticos de la Embajada china y representantes de empresas chinas en Pakistán asistieron a la ceremonia.

Jiang dijo en un discurso en la ceremonia que los compatriotas chinos, que estaban en la flor de su juventud, vinieron a Pakistán desde lejos y realizaron importantes contribuciones para promover el desarrollo de Pakistán y avanzar la amistad y cooperación China-Pakistán.

Añadió que el mejor consuelo por la pérdida de vidas es averiguar la verdad del incidente y castigar severamente a los autores. La respuesta más poderosa a los terroristas es luchar resueltamente contra el terrorismo y erradicar todas las fuerzas del mal.

También dijo que la parte china espera y cree que la parte paquistaní acelerará la investigación, reforzará sus esfuerzos antiterroristas y tomará todas las medidas para garantizar la seguridad del personal, las instituciones y los proyectos chinos en Pakistán.

«Estamos dispuestos a trabajar con la parte paquistaní para promover sin fisuras nuestra cooperación estratégica para todo tiempo, con el fin de acelerar la construcción de una comunidad China-Pakistán aún más estrecha y con un futuro compartido», declaró el embajador chino.

Chaudhry Salik Hussain, ministro federal para los paquistaníes en el extranjero y para el desarrollo de los recursos humanos, expresó su más sentido pésame por las víctimas en la ceremonia.

Condenó enérgicamente el atentado terrorista y afirmó que Pakistán siempre ha estado al lado del Gobierno y el pueblo chinos.

Pakistán investigará a fondo el incidente y averiguará la verdad lo antes posible para llevar a los autores ante la justicia, afirmó, añadiendo que cualquier intento de socavar la amistad entre Pakistán y China estará condenado al fracaso.

El 26 de marzo, cinco chinos y un ciudadano paquistaní murieron en un atentado terrorista cuando se dirigían desde Islamabad al proyecto hidroeléctrico de Dasu, en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa.