Bulgaria y su vecina del norte, Rumania, se unieron parcialmente este domingo al espacio libre de pasaportes Schengen.

«El 31 de marzo, Bulgaria y Rumania se convierten en miembros de Schengen: las normas de Schengen se aplicarán en ambos Estados miembros, incluida la expedición de visados Schengen, y se suprimirán los controles en las fronteras interiores aéreas y marítimas», dijo la Comisión Europea (CE) en un comunicado de prensa.

El Consejo Europeo dio luz verde a finales del año pasado a la entrada parcial de Bulgaria y Rumania en el espacio Schengen, que engloba a la mayoría de los países de la Unión Europea (UE).

Desde el ingreso de Bulgaria a la UE en 2007, este ha sido el mayor éxito de la diplomacia, las instituciones y los políticos del país, declaró este domingo el primer ministro saliente búlgaro, Nikolai Denkov, en una ceremonia especial en el aeropuerto de Sofía.

Yordanka Chobanova, jefa de la Representación de la CE en Bulgaria, declaró en la ceremonia que solo el año pasado pasaron por los aeropuertos búlgaros más de 10 millones de personas, y que se trataba principalmente de vuelos con origen o destino en el espacio Schengen.

«Confío en que muy pronto tendremos una fecha para la supresión de los controles en las fronteras terrestres interiores, y la CE sigue estando cerca de Bulgaria en este proceso», declaró Chobanova.

Según la CE, el espacio Schengen sin controles en sus fronteras interiores es uno de los logros más preciados por los ciudadanos de la UE. «Además de facilitar la libre circulación de personas sin controles en las fronteras interiores, Schengen beneficia considerablemente a la economía europea», subrayó.