El Gobierno brasileño quiere repatriar a mil científicos del país que trabajan o estudian en el exterior para evitar una «fuga de cerebros», informaron hoy fuentes oficiales.

En declaraciones a la prensa, el presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq, por sus siglas en portugués), Ricardo Galvão, afirmó que el Gobierno destinará 1.000 millones de reales (unos 200 millones de dólares) para repatriar a aproximadamente 1.000 de los 35.000 investigadores brasileños que, según cálculos oficiales, desarrollan su actividad fuera de Brasil.

«Con respecto a la diáspora, no me gusta llamarla ‘fuga de cerebros’, porque el cerebro está en la cabeza de la persona. Pero hicimos una encuesta muy preliminar y llegamos a 35.000 brasileños que investigan en el extranjero. Nos gustaría atraerlos de vuelta o, a los que no vengan, tener un canal de colaboración con Brasil», dijo Galvão.

La idea es incentivar financieramente a esos investigadores para que regresen y se instalen en Brasil. Los fondos, según el CNPq, serán invertidos durante tres años en dos convocatorias lanzadas simultáneamente junto con la agencia Finep (Financiadora de Estudios y Proyectos).

El proyecto, denominado Programa Brasil Saber, prevé que los investigadores reciban becas especiales para permanecer en universidades e institutos del país por valor de 13.000 reales (2.600 dólares) al mes, equivalente al salario de un profesor asistente en las universidades federales, además de fondos dotados con hasta 400.000 reales (80.000 dólares) para instalar laboratorios.

También se pretende que los investigadores repatriados trabajen en empresas. «No tiene sentido que la ciencia se haga solo en instituciones de investigación, porque entonces el país no avanzará. Necesitamos doctores en empresas que promuevan la innovación y el desarrollo tecnológico basado en el conocimiento científico moderno», afirmó Galvão.

Además de la repatriación de científicos, el CNPq pretende promover la inclusión de niñas y mujeres en la ciencia, especialmente en las áreas conocidas como STEM, acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

En este sentido, en marzo fue presentado el programa Mujeres en la Ciencia, en colaboración con el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de la Mujer.

Con recursos de cerca de 100 millones de reales (20 millones de dólares), el programa se destina a niñas matriculadas en octavo y noveno año de enseñanza básica en escuelas públicas y cursos de licenciatura en ciencias exactas, ingeniería e informática.