El presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump ganaron las primarias de Louisiana el sábado, obteniendo más delegados tras haber asegurado de antemano las candidaturas de sus respectivos partidos.

Biden también apareció en las primarias demócratas de Missouri, aunque se espera que los resultados sean dados a conocer hasta la próxima semana.

Ninguna de las contiendas provocaba suspenso. Biden y Trump ya habían vencido a sus principales contendientes, pero las primarias son observadas atentamente por analistas que desean ver la participación del electorado y señales de votos de castigo.

Para Biden, algunos liberales están reflejando su ira por la guerra de Israel contra Hamás tras el ataque realizado por la milicia el 7 de octubre. Las autoridades de Gaza han informado que más de 30.000 personas, dos tercios de ellas mujeres y niños, han muerto desde que Israel puso en marcha su ofensiva. Un movimiento de protesta iniciado en Michigan por comunidades estadounidenses de origen árabe se ha propagado a otros estados.

Trump es la figura dominante de su partido y ha logrado ser nominado tres veces consecutivas por el Partido Republicano. Sin embargo, enfrenta el disenso de electores preocupados por el inmenso riesgo legal que enfrenta, o que critican su periodo en la Casa Blanca, que terminó poco después la insurrección del 6 de enero, organizada por sus partidarios y avivada por sus falsas teorías de fraude electoral.

La elección primaria del sábado fue la primera contienda presidencial realizada por el Partido Demócrata de Missouri desde una nueva ley que entró en vigor en agosto de 2022. Mientras tanto, las primarias de Luisiana se producen casi cuatro años después que el estado pospuso la votación debido a la pandemia de COVID-19.