Londres. El fundador de Wikileaks, Julian Assange, se ausentó este miércoles de la segunda y última sesión del juicio en el que un tribunal londinense analiza su recurso para evitar una extradición a Estados Unidos.

Assange tampoco había estado presente el martes en el inicio de la vista en el Tribunal Superior de Justicia de Londres, en el último recurso que le queda al australiano en Reino Unido para evitar su entrega a Estados Unidos, donde es acusado de espionaje.

«No se sentía bien y no está presente», declaró el martes su abogado, Edward Fitzgerald, al anunciar la indisposición de su cliente.

El abogado de Assange defendió el martes la libertad de información para frenar su extradición a Estados Unidos, y argumentó que existen «motivaciones políticas» en la demanda.

Dos magistrados decidirán próximamente si Reino Unido entrega al fundador de Wikileaks a Estados Unidos, que lo quiere juzgar por una filtración masiva de documentos confidenciales.

En caso de extradición, podría ser condenado a una pena de hasta 175 años de prisión en Estados Unidos.

«Mi cliente está siendo procesado por realizar una práctica periodística ordinaria de obtener y publicar información clasificada, una información verdadera y de interés público evidente e importante», afirmó el martes Fitzgerald, ante el Tribunal Superior de Justicia de Londres.

Documentos confidenciales 

Assange es reclamado en Estados Unidos por haber publicado desde 2010 más de 700 mil documentos confidenciales sobre las actividades militares y diplomáticas del país norteamericano, en particular en Irak y Afganistán.

Este miércoles, los abogados de Estados Unidos instaron al tribunal a rechazar el recurso de apelación de Assange.

Clair Dobbin, abogada que representa a Washington, dijo al tribunal que la acusación está «basada en el estado de derecho y en las pruebas» contra Assange.

«Publicó indiscriminada y conscientemente al mundo los nombres de personas que actuaron como fuentes de información para Estados Unidos», dijo, agregando que ese hecho lo diferenciaba de otros medios de comunicación.

«Son estos hechos los que lo distinguen, no sus opiniones políticas», señaló Dobbin.

El martes, otro de los abogados defensores de Assange, Mark Summers, habló de un plan estadunidense, según un artículo de Yahoo News de 2021, de matar o secuestrar a su cliente en 2017.

Si Assange sale airoso del juicio de este miércoles, deberá probablemente hacer frente a otra audiencia en el Reino Unido, en una fecha por determinar, que tendría que confirmar que no es extraditado.

En caso de que el tribunal londinense confirme este miércoles su extradición, a Assange le quedaría como último recurso el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), señalaron sus seguidores en diciembre.

Salud frágil 

Durante las jornadas previas al juicio, su esposa Stella había alertado sobre el frágil estado de salud del australiano de 52 años.

«Su salud está empeorando, física y mentalmente. Su vida corre peligro cada día que permanece en prisión y si es extraditado morirá», afirmó el jueves.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, descubrirá si ha agotado todos los recursos legales potenciales a través de tribunales británicos para evitar su extradición a Estados Unidos, donde podría pasar el resto de su vida en prisión. Vía Graphic News