Porque el público lo pidió. Aterciopelados lanzaron el viernes la versión en vivo de su álbum emblema “El Dorado” a casi tres décadas de su debut.

Todo comenzó cuando el festival Estéreo Picnic de Colombia los invitó a presentar ‘El Dorado’ completo cuando iba a cumplir 25 años. Pero la pandemia hizo que todo se cancelara y que no lo presentaran hasta el aniversario 28, en 2023 y en el Palacio de los Deportes de Bogotá. Ahora lanzan el álbum “El Dorado (en vivo)” a 29 años de su lanzamiento original. No son exactamente los 30, pero probablemente seguirán festejando hasta el próximo año.

“Nosotros somos como muy empeñados en mostrar lo nuevo, siempre estamos como ocupados, girando, tocando y grabando nuevos discos, pero sabemos que ‘El Dorado’ es el disco que la rompió en Latinoamérica”, admite Héctor Buitrago bajista y fundador de la banda junto con Andrea Echeverri. “La gente lo pidió”.

Canciones como “Florecita rockera”, “Bolero falaz” y “La estaca” convirtieron al álbum en uno de los más populares del rock en español de la década de 1990.

“En el concierto había gente de todas las edades, había muchos súper adolescentes, había niños, que eso también es lindo, porque Atercios hace esta cosa de puente generacional”, dijo la vocalista Echeverri. “Había gente de nuestra edad, treintones y cuarentones que dicen que escucharon el disco en el colegio. Es lindo, es como un lugar de sensibilidad al que es muy difícil de acceder”.

Planean publicar más videos del concierto en Vivo en su canal de YouTube. Por ahora se puede ver “La estaca”, “Mujer Gala” con Rubén Albarrán y “Bolero falaz”, con Carlos Vives. Este último, su más reciente lanzamiento estrenado el jueves por la noche.

“A mí me gusta mucho el bolero, yo canto porque mi mamá canta, ni Héctor ni yo somos músicos, pero yo crecí en esta familia donde siempre se reunían y mi madre sacaba la guitara acústica y empezaba a cantar boleros y rancheras”, dijo Echeverri.

“Héctor tenía ese coro y nosotros lo cantábamos en el ensayo y el viejito que cuidaba el lugar (de ensayos), cuando nos íbamos, escuchábamos que se quedaba silbando ese coro. Entonces dijimos ‘ese coro tiene’”, agregó. “Nos sentamos a ver qué estrofa le poníamos y dije ‘yo me sé la progresión del bolero’… y así fue como surgió”.

Su historia con Vives es larga. El mismo año en que lanzaron “El Dorado”, Vives publicó “La tierra del olvido”, otro álbum que marcó la música latinoamericana y además eran vecinos de comercios. Los Aterciopelados tenían un bar en la zona de La Candelaria en Bogotá, en la Calle 10, y Vives tenía el suyo a dos cuadras. Vives había interpretado antes “Colombia Conexión” en un álbum homenaje a “El Dorado”.