agosto 16 , 2022

Secretario General de la ONU insta a cerrar la brecha entre el potencial de la región y las luchas diarias que enfrenta su gente

Related

Share

Los siguientes son los comentarios del Secretario General de la ONU, António Guterres, en la Cumbre de las Américas, en Los Ángeles hoy:

Presidente [Joseph R.] Biden, muchas gracias por su invitación para estar hoy aquí en Los Ángeles. Al igual que las propias Américas, la Ciudad de los Ángeles encarna y celebra el rico regalo de la diversidad.

Hoy, es más importante que nunca acercar a los países de las Américas y ayudar a lograr las sociedades prósperas, democráticas y equitativas que la gente espera. Sin embargo, los desafíos son grandes.

Es esencial cerrar la brecha entre el gran potencial de esta región y las luchas diarias que enfrentan las personas que la llaman hogar. En toda la región, vemos países que continúan abrumados por una mezcla tóxica de desigualdad, pobreza, delincuencia, inseguridad y desconfianza.

COVID-19 ha golpeado duramente a esta región, revirtiendo los logros de desarrollo obtenidos con tanto esfuerzo. El cambio climático amenaza con borrar comunidades enteras, desde pequeños estados insulares en desarrollo en el Caribe hasta los incendios que han arrasado comunidades aquí en California.

Las consecuencias globales de la invasión de Ucrania por parte de la Federación Rusa están repercutiendo en un mundo que ya lucha con el aumento de los precios de los productos básicos, la inseguridad alimentaria y los altos niveles de pobreza y desigualdad.

La inflación está creciendo, la deuda está en espiral y muchos países carecen del espacio fiscal y el apoyo financiero para invertir en la recuperación. Y algunos países de ingresos medios con una necesidad desesperada no se consideran elegibles para el apoyo de las instituciones financieras internacionales.

Esto se deriva de una dependencia excesiva de medidas estrechas de progreso que cuentan como producción de riqueza las actividades que están destruyendo nuestro planeta e ignoran las vulnerabilidades a los choques externos, y me refiero al producto interno bruto (PIB) o al ingreso interno bruto que son lejos de traducir las realidades de nuestras sociedades.

En este contexto, las personas ven violencia e inseguridad que las están impulsando a huir de sus hogares y de sus países. Ven niveles crecientes de violencia de género. Más fundamentalmente, las personas corren el riesgo de perder la fe en sus gobiernos y en sus instituciones. Ven con frecuencia que el crimen y la corrupción quedan impunes.

Ven un sistema financiero global roto que beneficia a los ricos y castiga a los pobres. Ven mentiras, desinformación y discursos de odio viralizándose, sembrando divisiones, desconfianza y odio. Y escuchan las voces de la democracia ahogadas por los crecientes sentimientos autoritarios y nacionalistas, dando falsas promesas de seguridad y prosperidad.

Esta Cumbre brinda la oportunidad de abordar estos desafíos. Esto incluye rescatar los Objetivos de Desarrollo Sostenible e invertir en todos los sistemas que apoyan a las personas, desde la salud y el trabajo decente hasta los sistemas de protección social y vacunas para todos.

Incluye inversiones en educación de calidad para todos. Incluye reformar el sistema financiero mundial, para que todos los países puedan acceder al financiamiento y al alivio de la deuda que necesitan para invertir en la recuperación. Incluye poner fin a nuestra adicción a los combustibles fósiles, salvaguardar la biodiversidad y aumentar el apoyo financiero a la transición y adaptación de los países en desarrollo.

Incluye una nueva mirada a la migración y garantiza que las personas sean bienvenidas y protegidas, y que se les brinde la seguridad, la dignidad y el apoyo que todas las personas merecen, de conformidad con el Pacto Mundial para la Migración. Necesitamos una mayor cooperación entre los países de origen, tránsito y destino, con los derechos humanos en el centro.

Sistemas de justicia imparciales e impermeables a la corrupción. Nuevos esfuerzos para abordar el crimen y la violencia. Sistemas democráticos que protejan a los defensores de los derechos humanos y reflejen verdaderamente la voz del pueblo. Y un multilateralismo renovado que pueda reunir a todas las naciones del mundo en busca de soluciones comunes a los desafíos comunes que enfrentamos.

En cada paso del camino, puede contar con el firme apoyo de las Naciones Unidas.

Trabajemos juntos para apoyar a las personas de toda la familia hemisférica. Vivamos a la altura de la promesa y el potencial de las Américas.

spot_img